Microrreto "El tintero de Oro": Mitos (Recolector de almas)

Este mes El tintero de oro nos propone un reto basado en los mitos. Se trata de escribir un microrrelato, en un máximo de 250 palabras, que esté inspirado en algún mito o en el nombre de algún personaje que nos sirva de metáfora para el cuento. Cualquier tipo de mitología será válida: griega, romana, egipcia, nórdica, prehispánica, china, japonesa...

Aquí encontraréis el resto de los relatos participantes.

Todo lo que quiero es tumbarme en la cama y dormir. Ya llevo un tiempo sintiéndome así. Nada me entusiasma como para desplazarme más allá de las cuatro paredes de mi habitación. Esta sensación me asfixia y se me queda anclada en el pecho. Por más que quiero no consigo deshacerme de ella. Me acompaña donde quiera que vaya y como el plomo más pesado me hunde, impidiéndome disfrutar de las cosas que antes me hacían feliz.

Las noches son lo peor. La tenaza que tengo cerca del corazón parece hacerse más fuerte. Y, a veces, me da la impresión de que alguien me observa. Miro con atención al rincón más alejado. Por momentos me parece ver unas volutas de humo ascendiendo hacia el techo, una masa incorpórea que deja entrever una silueta. Me digo que tan sólo son pareidolias creadas por una mente perturbada y cierro los ojos.

¿Me ha visto? Parece que sí. Estoy aquí por él. Lo llevo siguiendo desde hace meses. No lo sabe, pero la tristeza que exuda su alma es en parte culpa mía. Ya casi está listo. La vela acabará `por consumirse en unos días a lo sumo. Un poco más y, por iniciativa propia, tomará la decisión de quitarse la vida. Sólo cumplo con mi trabajo. Lo hago desde el inicio de los tiempos. Empujar a los humanos al abismo. Mi naturaleza no me permite actuar de otra manera. Soy un dios de la muerte. Un shinigami.

Comentarios

  1. Hola, Rocío. Me ha gustado mucho el tono de tu micro, la fatalidad y el desencanto que desprende tu protagonista. Muy buena historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Marta! Muchas gracias por pasarte a comentar. Me alegra que te haya gustado el tono del micro.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Me gusta este relato, con dos puntos de vista distintos.
    En la primera parte, planteando un inquietante enigma. Y en la segunda, una revelación aun más inquietante.
    Bien contado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Demiurgo! Muchas gracias por tus palabras. Qué bien que te haya gustado la aparición de estos dos puntos de vista en el micro.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. No conocía ese mito japonés. Un dios de la muerte que no está conforme con su cometido, aunque me temo que no le queda otro remedio. Ahora entiendo lo del suicidio en Japón, ja, ja. Muy buen micro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Rosa! Me alegra que hayas conocido este mito a través de mi relato. Japón es muy propenso a este tipo de leyendas. Y como bien dices este dios de la muerte no tiene otra salida más que cumplir con su cometido, le guste o no.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Muy bueno.
    Transmites la agonía de una enfermedad mental, provocada o no, por un dios o por las circunstancias de la vida, que pueden llegar a ser lo mismo. Por lo menos, el resultado final.
    Estos japoneses tiene hasta un dios
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Gabiliante! Me alegra que te haya gustado. He intentado transmitir lo mejor que he podido ese estado de depresión que acompaña al protagonista .
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Me ha gustado este micro. Hay algunos que se creen dioses, que empujan a los humanos al abismo, en estos tiempos.Gracias por tu visita Rocio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Carmen! Cierto. En la época actual, tan alejada de estos mitos y supersticiones, hay personas que juegan a serlo.
      Un saludo y gracias por pasarte por aquí.

      Eliminar
  6. Para que luego nos quejemos de que no nos gustan nuestros curros.
    Estos shinigamis creo que solo comen manzanas. Cuánto juego dan estas dichosas frutas. Yo también las he metido en mi micro.
    Buen relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Macondo! Pues sí, el trabajo de este shinigami si que es jodido.
      Ryuk desde luego, de Death Note, si que amaba las manzanas. El resto de shinigami no lo tengo muy claro.
      Se podría haber liado parda si en tu relato encima aparece uno de estos dioses de la muerte jajaja.
      Un saludo.

      Eliminar
  7. Muy bien recreada la depresión del protagonista encadenada a la visita del ese dios japonés de la muerte.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Carles! Muchas gracias. Es genial que te haya gustado.
      Un saludo.

      Eliminar
  8. Hola Rocío desconocía la existencia de este dios de la muerte de la cultura japonesa. Excelente relato y recreación un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Ainhoa! Me alegra haberte acercado a este mito con mi relato.
      Muchas gracias por tus palabras.
      Un saludo.

      Eliminar
  9. Un mito muy interesante sobre este mito japonés. Muy bien contado, enhorabuena...

    ResponderEliminar
  10. Hola Rocío. Que angustia transmite este relato, la escena inicial es perturbadora y transmite esa desesperanza del protagonista, quizás porque en algún momento todos hemos vivido algo similar. La resolución, inesperada y acorde al reto propuesto. No conocía al shinigami, pero desde luego no es un personaje agradable. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Jorge! Qué bien. Me alegra haber podido recrear en el relato la sensación de angustia por la que pasa el personaje y lograr que el lector empatice con él.
      Y la verdad es que, como bien dices, estos shinigamis no son unos personajes con los que desearías encontrarte.
      Un saludo.

      Eliminar
  11. Excelente, Rocío. Muy lograda la expresión del fatalismo y la angustia seca y desesperada de la depresión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Beba! Qué bien que te gustase. Muchas gracias por pasarte a comentar.
      Un saludo.

      Eliminar
  12. Hola, Rocío:
    Enhorabuena por tu relato: tan bello en lo formal como sólido en su fondo. Su fatalismo es muy cautivador (tal y como le ocurre a la protagonista9.
    Un abrazo, Rocío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Nino! Muchas gracias por tus amables palabras. Me alegra que te haya gustado.
      Un saludo.

      Eliminar
  13. Estupendo micro, Rocío, la pesadumbre y la fatalidad envuelve todo el relato. No conocía este mito japonés. Encantada de leerte, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Lola! Me alegra haberte acercado a este mito japonés.
      Gracias por pasarte a comentar mi micro.
      Un saludo.

      Eliminar
  14. Hola Rocío , un relato muy interesante , es una vuelta de tuerca del mito de la muerte ,en muchos países tiene un nombre distinto , pero en concreto este no lo sabía , ya que común mente a la muerte la llamamos la " Parca con su guadaña" muy interesante.
    Te mando un saludo y te doy las gracias por pasar por mi blog.
    Saludos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Flor! Tienes razón, la imagen que tenemos la mayoría por las películas americanas y demás es la de la muerte que viene a por ti portando su característica guadaña.
      Muchas gracias por pasarte a dejar tu comentario por aquí.
      Un saludo.

      Eliminar
  15. Hola, Rocío La fatalidad de quien irremediablemente va a morir y la otra visión de de quien le empuja, el dios de la muerte. Me ha parecido un micro estupendo. Me ha extrañado un poco esa división entre uno y otro hecha para dar a entender al lector el cambio de persona. Felicidades. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Isan! Le puse esa separación para que no quedara tan brusco el cambio de un personaje a otro. Si lo lees sin algo que te lo indique tal vez hubiera provocado que el lector se perdiera. Por eso esa división para dar a entender que en el ultimo párrafo ocurre algo diferente.
      Muchas gracias por pasarte a comentar.
      Un saludo.

      Eliminar
  16. Tono gris y desesperanzado el de tu micro. Ese personaje consumiéndose en la tristeza y la depresión parece visualizar su fin. A la vez ese dios de la muerte pillado en vigilia, paciente, observa el final inminente. Conocía a este dios por una cuñada que tengo, japonesa ella.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Francisco! Me alegra haber conseguido transmitir ese tono de tristeza que envuelve al personaje. Tengo que intentar escribir algo más alegre para la siguiente pero me puede el fatalismo jajaja
      Pues seguro que tu cuñada sabe más sobre estos shinigamis tan interesantes.
      Un saludo y gracias por pasarte a comentar.

      Eliminar
  17. El shinigami ese, además de tener muy mala leche, es eficaz porque con tu prota lo está bordando y, por lo que dicen las noticias, hay muchos más que sucumben a sus poderes.
    Has recreado muy bien el estado depresivo de la víctima del shinigami. Genial.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Kirke! Bueno es su naturaleza. Por desgracia, como tantos otros dioses, no puede elegir. Aunque también es cierto que dicen que en su dimensión no hay nada que hacer y muchos de ellos se divierten a costa de los humanos. En algo tienen que entretenerse.
      Muchas gracias por tus palabras.
      Un saludo.

      Eliminar
  18. Me has tenido intrigado hasta descubrir la identidad del protagonista y narrador. Muy bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Josep! Qué bien que te haya gustado. Muchas gracias por pasarte por aquí.
      Un saludo.

      Eliminar
  19. ¡Hola, Rocío! Tremendo micro con el que nos traes ese ser mitológico japonés que en mi caso supe de él en un Anime titulado Death Note gracias a la recomendación de mis hijos. No existe peor monstruo en las sombras que aquel que simplemente absorbe nuestra energía vital, haciendo que nada nos produzca placer o alegría... con el resultado que conocemos. Siguiendo en Japón, me trajiste también ese bosque de los suicidios que, dicen quienes lo visitan, parece cargado de esta energía vampírica que te hace perder las ganas de vivir. Muy buen micro. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola David! Yo también supe de los shinigamis a través del anime de Death Note y al leer el reto de este mes me pareció que estos seres podrían encajar en la propuesta.
      Pues el bosque de los suicidios también habría sido una buena opción. Es una leyenda que da para mucho. Y el tema de los lugares malditos me llama mucho. En Japón hay unos cuantos. En mi libro de relatos aparece una historia inspirada en Takashimadaira, conocido como el bloque de la muerte de Japón. A ver si un día lo subo por aquí.
      Gracias por pasarte a comentar. Un saludo.

      Eliminar
  20. Hola, Rocío!! Cuánto me ha gustado tu micro!! El protagonista no sabe por qué se siente tan mal y es que el shinigami le acecha continuamente. Me gusta mucho cómo has contado la historia. En muy pocas líneas me has transportado al abismo ante el cual se encuentra el protagonista y he conocido los pensamientos del shinigami quien opina que solo cumple con su trabajo. Muy bueno. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Cristina! Me alegra haber sido capaz de transmitir en ese poco espacio la desesperación del protagonista.
      Muchas gracias por pasarte a dejar tus impresiones. Un saludo.

      Eliminar
  21. Hola.. Que hermoso, y terrible a la vez, relato en el que nos llevas desde el desanimo del que se encuentra al final de su vida hasta la desazón del que no puede escapar de una labor amarga pero necesaria... excelente, me ha encantado... ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Octavio! Como bien dices la labor del shinigami no es nada agradable pero alguien tiene que hacerlo. Muchas gracias por pasarte a comentar mi micro.
      Un saludo.

      Eliminar
  22. Me ha encantado.
    El cómo lo describes todo, implicándonos emocionalmente. Y el separar a las dos partes para que veamos la visión también de dios de la muerte, incitador de suicidios. Impacta. ¿Es un personaje de leyenda china?
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Voladera! Qué alegría saber que te ha gustado el micro. Es un dios del folclore japonés. Aquí te lo explican en unos pocos minutos:

      https://www.youtube.com/watch?v=LGkf43BBv80

      Gracias por comentar. Un saludo.

      Eliminar
  23. Hola, Rocío, muy bien lograda la atmósfera enferma de quien no tiene ganas de nada. Una sensación tremenda que logras transmitir. Y la forma en que lo aclaras, en la que haces partícipe a ese ser de la muerte, dueño de llevarse almas. Muy bueno! Gracias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Mila! Muchas gracias por tus palabras. Me doy por satisfecha con haber logrado transmitir ese ambiente de decaimiento en el que se mueve el personaje.
      Un saludo y gracias por pasar por aquí.

      Eliminar
  24. Me ha parecido un acierto, Rocío, las dos voces utilizada en primera persona desde la boca del candidato y desde la del provocador. Me recordó a la fábula del escorpión y la rana, y es que la naturaleza es difícil cambiarla.
    Buen trabajo, compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Tara! Pues no conozco esa fabula del escorpión y la rana. En cuanto pueda la busco para ver de que trata. Me alegra que te haya parecido adecuado el uso de las dos voces narrativas.
      Un saludo.

      Eliminar
  25. Confieso que he tenido que buscar las palabras "pareidolias" y "shinigami", no las conocía! Ja, ja! Inquietante tu relato! Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Marifelita! Pues no sé si es bueno o malo que las hayas tenido que buscar. Desde luego si que debería explicado a lo mejor en que mitología se encuadraba, como han hecho algunos compañeros, pero no caí.
      Gracias por leerme y pasarte a comentar. Un saludo.

      Eliminar
  26. Hola, Rocío. Logras transmitir la angustia de ese pobre hombre que terminará en manos del shinigani. Muy bueno.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Mirna! Me alegra que te haya gustado.
      Muchas gracias por tus palabras. Un saludo.

      Eliminar
  27. Excelente y muy bella imagen de los dos lados del espejo. ¿Es la muerte quien nos deprime con su cercanía, o somos nosotros quienes la llamamos con el cansancio y la depresión? Tal vez no van la una sin la otra. Felicitaciones, un gran micro
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Juana! Exactamente, la una sin la otra no podrían existir.
      Me alegra que te gustara.
      Un saludo.

      Eliminar
  28. ¡Qué inquietante! Un micro a dos voces donde la segunda responde a la primera y cierra el círculo. Muy logrado.
    Un abrazo, Rocío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola María! Qué emocionante lograr transmitir esa inquietud.
      Gracias por pasarte a comentar.
      Un saludo.

      Eliminar
  29. Hola, Rocío. La muerte da para tantas cosas. Somos los únicos conscientes de ella, y eso hace que los mitos sobre ella sean innumerables.
    Genial puesta en escena. Me encantó el tono.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Pepe! Pues sí, ninguno podemos escapar de la muerte y por eso ésta es un elemento en común entre todas las culturas. Aunque cada una la interpreta de una manera y se crean mitos diferentes en torno a ella.
      Muchas gracia por tus palabras.
      Un saludo.

      Eliminar
  30. Nos vigilan, seres de otra naturaleza que "trabajan" alrededor nuestro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Jose! Eso si que es inquietante, pensar que tal vez estos dioses u otras entidades si que nos vigilen y estén entre nosotros.
      Un saludo.

      Eliminar
  31. Hola Roció ese mito es la misma muerte la que nos avisa que está ahí esperando el momento com le pasó a tu protagonista
    Un abrazo
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Puri! Sí, es la muerte esperando para llevarse el alma del protagonista.
      Un saludo.

      Eliminar
  32. Hola Rocío. No conocía a este dios japonés shinigami, y me ha parecido un conocido de la Parca.
    Me gusta tu relato, con dos puntos de vista diferentes. En la primera parte, con ese personaje consumiéndose en la tristeza y la depresión, que parece intuir su inminente fin. Y en la segunda, ese dios de la muerte paciente, observando su obra y el fatal desenlace. Bien contado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Trujamán! Exacto, tienen más o menos el mismo papel que la parca, sólo que en el folclore japonés no se encarga tan sólo un dios, sino que son varios shinigamis los que existen.
      Me alegra que te gustara el relato.
      Un saludo.

      Eliminar

Publicar un comentario