Entradas

Microrreto "El tintero de Oro": Mitos (Recolector de almas)

Imagen
Este mes  El tintero de oro nos propone un reto basado en los mitos. Se trata de escribir un microrrelato, en un máximo de 250 palabras, que esté inspirado en algún mito o en el nombre de algún personaje que nos sirva de metáfora para el cuento. Cualquier tipo de mitología será válida: griega, romana, egipcia, nórdica, prehispánica, china, japonesa... Aquí  encontraréis el resto de los relatos participantes. Todo lo que quiero es tumbarme en la cama y dormir. Ya llevo un tiempo sintiéndome así. Nada me entusiasma como para desplazarme más allá de las cuatro paredes de mi habitación. Esta sensación me asfixia y se me queda anclada en el pecho. Por más que quiero no consigo deshacerme de ella. Me acompaña donde quiera que vaya y como el plomo más pesado me hunde, impidiéndome disfrutar de las cosas que antes me hacían feliz. Las noches son lo peor. La tenaza que tengo cerca del corazón parece hacerse más fuerte. Y, a veces, me da la impresión de que alguien me observa. Miro con atenci

El Tótem

Imagen
  Este relato aparece publicado en la primera entrega de Morningside, la hermana pequeña de La Cabina de Nemo. En este número se homenajea a la figura de Paul Naschy, uno de los más famosos intérpretes del hombre lobo desde que se puso en su piel por primera vez en La Marca del Hombre Lobo . Dentro de esta revista podréis encontrar artículos y relatos que comparten como tema central los licántropos. Yo participé con la siguiente historia: Cuando Nerea despertó en la oscuridad, sola y aterida de frío, las paredes de la caverna exudaban olor a sangre reseca. Su piel se encontraba por completo expuesta a las inclemencias del tiempo. Fuera del refugio llovía a cántaros y la entrada de la cueva empezaba a estar salpicada por pequeñas gotas de agua. Sus huesos eran como cubitos de hielo. Ninguna hoguera podría calentar en esos instantes su cuerpo. No lograba entender por qué estaba desnuda ni por qué se durmió sin encender una candela antes. Tampoco recordaba cómo llegó a ese lugar ni el tie

Concurso de relatos "El tintero de oro" (El orden preestablecido)

Imagen
Este mes El tintero de oro nos propone un concurso de relatos con temática futurista. La aportación que hagáis no deberá exceder las 900 palabras y debe plantear un posible futuro donde humanos y androides formen parte de un mismo entramado social...o no. El único requisito para participar es tener un blog donde publicar vuestra obra.  Aquí  encontraréis el resto de los relatos que se presentan al concurso. Vivía en un mundo hostil, lleno de suciedad y desesperanza. Siempre fue así. Se crio en el extrarradio. En una pequeña chabola a punto de venirse abajo. A sus padres no los movían grandes aspiraciones. Se conformaban con mezclarse con la masa, pasar desapercibidos y recoger las migajas de otros. De pequeño el único amigo con el que contaba era un juguete de un pequeño robot destartalado y oxidado que había encontrado en el vertedero del barrio. Un modelo antiguo, inservible, desechado por algún niño rico que contaba con versiones más modernas. A ese pequeño confidente le contaba

Microrreto "El Tintero de Oro": Personaje Antagonista (El germen del mal)

Imagen
El Tintero de Oro  nos propone un microrreto en este mes de Noviembre. Escribir un microrrelato en el que el personaje principal sea el antagonista, desarrollando dentro de la historia algún comportamiento que defina a nuestro personaje como villano.  Si queréis ver el resto de los relatos, podéis hacerlo  aquí . La hemos recuperado. Después de tanto tiempo perdida puedo volver a abrazarla. Mi hija, la única debilidad que tengo. Nos la arrebataron durante el ataque al castillo. Una criada se la llevó. Para ponerla a salvo de nosotros, decía. A ella la encontramos huyendo. Iba por las ciénagas de Ludem cuando le dimos caza. De la niña ni rastro. La mujer, por supuesto, recibió un justo castigo. Se la dejamos a los vampiros para que se divirtieran un rato. A nuestra pequeña no la localizamos hasta hace unos meses. Estaba con el bando enemigo intentando frustrar nuestros planes. La tenemos en la torre. Encerrada. Se ha desviado del camino que trazamos para ella. Pero nos pertenece.

El niño y la canica

Imagen
Falta muy poquito para Halloween, una fiesta que siempre me ha encantado por su temática  relacionada con el terror, el misterio y lo sobrenatural. Por eso, con motivo de estas fechas, me gustaría compartir en el blog un relato que he escrito  inspirado en esta fiesta, con un personaje principal que es todo lo contrario a mí respecto a este tema, un personaje que odia Halloween y al que le sucede un evento muy especial en esta noche mágica. Es Halloween y Celia se ha quedado trabajando hasta tarde en el hospital. Esa fiesta no le gusta demasiado, así que no le ha importado tener doble turno. De hecho, a pesar de no haber descansado en esta semana, le ha cambiado el horario a una compañera que quería librar. Se trata de la excusa perfecta para no escuchar a sus amigos insistiéndole en que se disfrace. Odia fingir ser alguien que no es. Cómo puedes fiarte de quién se esconde tras una máscara.   Cuando termina la jornada llama a un taxi. Al doblar la esquina de la manzana busca las lla

Una plegaria a Thezaya

Imagen
        Hoy quiero compartir un relato que escribí poco después de finalizar el confinamiento, cuando la nueva normalidad comenzaba a imponerse. En mi cabeza seguía rondando la historia de Barikt, el exterminador de mundos.  El anterior relato que escribí sobre él (titulado  Linaje ) aparece en mi libro  " Retazos de otras realidades " .   En este segundo relato quería ahondar un poco más sobre sus orígenes, sobre cómo acabó encerrado en lo más profundo del bosque. Además, me apetecía romper   la comúnmente conocida como  La cuarta pared  en esta historia y ver qué tal funcionaba el relato introduciendo este elemento que por lo general no suelo utilizar.  La magia está muriendo poco a poco, sin que nos demos cuenta. Cada día queda menos. Lo noto en mis plegarias. Lo siento en mis hechizos. Desde que Barikt el exterminador llegó, su presencia se ha reducido de manera drástica. Los dioses nos han abandonado. Tengo que reestablecer el equilibrio. Atraer la atención del espíritu

Haikus

Imagen
En 2020 descubrí los Haikus en clase de escritura creativa. Ese año nos centramos más en la poesía que en la narrativa, jugando con los versos y aprendiendo muchas cosas que hasta ese momento desconocíamos. Entre ellas los Haikus, un tipo de poesía japonesa que se caracteriza por su brevedad. Estos poemas no tienen rima y suelen estar compuestos por diecisiete sílabas distribuidas en tres versos, de 5, 7 y 5 sílabas, aunque se trata de una métrica flexible. Además, los haikus recrean escenas de la naturaleza y de la vida cotidiana, parándose en las sensaciones que produce la contemplación de un momento concreto. Este tipo de poemas se asemejaría a una fotografía, ya que pretenden describir con palabras, de manera muy breve, un instante preciso. A continuación podéis leer algunos de los primeros Haikus que escribí durante ese período:   Cae la lluvia. Lees en la ventana. Vuelas más alto.   El mar rompe ya. El sol crea mil sueños dulces y tristes. Carretera verde. Despeja